a historia del tabaco ha seguido un cause difícil entre la prohibición y el placer. Demonizado  a su llegada a la misma Europa en la que luego se monopolizó su comercio, el éxito de la expansión del tabaco se explica en los intentos por controlarle.

Cultivo clandestino de Tabaco.
Secado y añejamiento de las hojas.
Negociando el precio del tabaco.
Sacando el tabaco a otros países.

Durante un siglo, entre 1717 y 1817, la corona española prohibió la producción de puros en las islas del cariba y en el resto de sus colonias americanas y aunque las preciadas hojas del tabaco continuaron cultivándose al otro lado del océano, su torcido en el puro que hoy todos conocemos, solo podía realizarse en la Real Factoría de Sevilla que abastecía un mercado con cada vez más adeptos en todo el mundo.

Llegan a costas de Centro América.
Trafican en subastas ocultas.
Selección de las hojas de tabaco.
Las hojas se transforman en puros.

Pero tan absurda prerrogativa provocó el alza de los precios del tabaco y el nacimiento del bandolero, un intrépido personaje que por escondidos caminos trataba con sus hojas cultivadas en las islas y torcidas en otros países para una excelente combinación de precio y autenticidad aderezada con todo el encanto de lo prohibido.

Llegan a EEUU y a Europa
Se introduce a escondidas.
Ofreciendo calidad a bajo precio.
Producto de origen inconfundible.

Los puros que aquí le ofrecemos conocen el secreto de las viejas rutas de aquellos míticos bandoleros:desde sitios que el cultivo sigue una larga tradición, pasando por paísses en los que manos hábiles le dan forma, hasta llegar donde el experto fumador reconoce en su aroma y sabor, la calidad de un producto inconfundible.